Cuba estrena Constitución en tiempos de crisis

LA HABANA

La Asamblea Nacional de Cuba promulgó ayer la nueva Constitución del país, que mantiene el sistema político y las aspiraciones comunistas al tiempo que cimenta la tímida apertura económica de la última década, en un momento en que una preocupante escasez de divisas se cierne sobre la isla.

El texto, refrendado en febrero pasado con un apoyo del 86,85 % y que entró en vigor esta misma jornada tras su publicación en la Gaceta Oficial de la República, sustituye a la Carta Magna de 1976, redactada a la medida de la Guerra Fría que se libraba en aquel momento y también a la del entonces mandatario Fidel Castro.

Las palabras centrales en el acto solemne de promulgación las pronunció el expresidente y líder del Partido Comunista de Cuba (PCC, único legal), Raúl Castro, quien también encabezó la Comisión encargada de materializar una reforma constitucional que él mismo anunció en abril de 2018, nada más ceder el poder a Miguel Díaz-Canel.

La nueva Constitución entró en vigor el mismo día en que hace 150 años se comenzó a redactar la primera Carta Magna de la isla y, según Castro, es un texto «hijo de su tiempo» que «garantiza la continuidad de la Revolución y sintetiza las aspiraciones de todos los que han luchado por una Cuba de justicia social».

Pero la alocución de Castro, más allá de la nueva Constitución, tuvo como protagonista la tensa situación económica que enfrenta hoy la isla, donde aún planea el fantasma del Periodo Especial que los cubanos sufrieron en los años noventa, una brutal recesión causada por la retirada de los subsidios de la extinta Unión Soviética.

En el último año, el Gobierno cubano ha reconocido en varias ocasiones la existencia de lo que denominan «tensiones financieras», una situación que en la práctica se ha plasmado en un intermitente desabastecimiento de productos como la harina, el aceite, el pollo y algunos medicamentos en la red estatal de comercios.

El exmandatario instó este miércoles a la población a «estar preparados para la peor variante» de la economía y aventuró que «la situación podría agravarse en los próximos meses», aunque descartó que vaya a producirse un nuevo Periodo Especial porque «hoy es otro el panorama en cuanto a la diversificación de la economía».

El endurecimiento del embargo de EE.UU., la ineficiencia del sistema empresarial estatal -arrastrada durante décadas-, la crisis en Venezuela, principal aliado económico de Cuba, y los desastres meteorológicos del último trienio explican los actuales problemas económicos de la isla pese a la ligera apertura auspiciada por el menor de los Castro durante sus mandatos (2008-2018).

Ante esta situación, el exgobernante pidió a la población «redoblar esfuerzos» para aumentar la producción, en especial de alimentos, adoptar hábitos de ahorro, optimizar el uso de la energía y evitar los robos de combustible.

Deja una respuesta

Categorias