Cuerpos de migrante y su hija ahogados en río Bravo son velados en El Salvador

El Salvador

Los cuerpos sin vida de Óscar Alberto Martínez y su pequeña hija Angie Valeria, quienes murieron ahogados en el río Bravo cuando cruzaban desde México hacia Estados Unidos, llegaron este domingo a El Salvador, donde serán sepultados.

Los restos de Óscar, de 25 años, y de la niña de casi dos años, son velados este domingo en la funeraria municipal del cementerio la Bermeja, de la capital San Salvador, en cuya periferia vivían con su familia antes de emigrar. En ese cementerio, según fuentes municipales, serán sepultados el lunes.

Los cadáveres fueron trasladados desde México a El Salvador por vía terrestre. En la localidad de La Hachadura, en el departamento de Ahuachapán, ubicado en el límite de El Salvador con Guatemala, fueron recibidos por el ministro de Gobernación, Mario Durán.

La esposa del migrante y madre de la niña fallecidos, Tania Ávalos, de 21 años, había llegado a San Salvador el viernes.

Martínez y la niña murieron ahogados hace una semana en el río Bravo (río Grande), ubicado en el límite entre México y Estados Unidos. La fotografía de sus cuerpos muertos boca abajo en la orilla del cauce conmocionó a la comunidad internacional, y expuso con crudeza el peligro de la migración irregular alentada por la pobreza y la inseguridad.

El presidente salvadoreño, rechazó que la repatriación de los cadáveres se haya realizado con «hermetismo» como lo afirmaron afirmaron algunos medios de prensa por la falta de información oficial sobre el caso.

«No no es hermetismo. Fue una decisión tomada después del desastroso error de nuestro gobierno, al exponerlos a la prensa», escribió Bukele en Twitter.

El viernes el mandatario lamentó que la cancillería presentará a la viuda Tania Ávalos en el marco de una rueda de prensa a su llegada al aeropuerto Óscar Arnulfo Romero.

Deja una respuesta

Categorias