El padre del niño Ransel se lo iba a llevar a vivir con él a EEUU

Santo Domingo, RD

Los familiares del padre de Ransel Ariza, el menor de tres años de edad muerto de un disparo el pasado miércoles en la noche, expresaron que ya se encontraban en proceso para sacarle la residencia en los Estados Unidos y que se fuera a vivir allí con su padre.

Edgar Ariza, padre de Ransel, se marchó hacia Estados Unidos horas antes de que su hijo fuera ultimado de un disparo y pudo regresar en la madrugada de ayer para participar en su sepelio.

Afligido, en silencio y negándose a conversar con la prensa, simplemente asentía con la cabeza a las preguntas que se le hacía en su velatorio, en el sector Valiente Adentro en Boca Chica. Los restos del infante fueron sepultados la tarde de ayer.

La tragedia ocurrió el pasado miércoles luego de que dos individuos a bordo de una motocicleta atracaran a dos personas en las inmediaciones de la vivienda del menor, y luego intentaran asaltar a otro, quién le lanzó una silla. Los delincuentes realizaron tres disparos a ciegas, uno de ellos impactando a Ransel, quién se encontraba viendo muñequitos sentado en una sillita color azul.

La Policía Nacional informó que han sido detenidas varias personas para ser investigadas, mientras que ya se identificó a uno de los que supuestamente participó en el hecho.

Apenas el día 10 de septiembre Ransel había cumplido sus tres años de edad.

“Ellos nos encañonaron y nos quitaron los celulares”, dijo al LISTÍN Santa Paniagua, una de las víctimas del atraco. “Luego nos amenazaron con disparar si voceábamos. En ese instante ellos se dirigieron hacia un hermano mío y yo le advierto que son atracadores”, agregó la mujer.

Al escuchar el grito, el hermano de Santa, que estaba compartiendo con varias personas frente a la casa del niño Ariza, trató de repeler el ataque y lanzó una silla a los atracadores, quienes respondieron “con tres disparos para atrás”.   

Sarah de los Santos, la madre de Ransel, declaró que en principio no sabía que había sido su niño la víctima.

“Yo no sabía que había sido a él. Entré cuando me asusté por los disparos y volví a salir por mi hijo, y estaba ahí herido. Él no estaba muerto todavía, pero se me murió en el camino mi pobre muchacho”, decía la mujer ahogada entre lágrimas.

Deja un comentario

Categorias