Extradición pende sobre cabeza de imputados en caso Odebrecht

Los dimes y diretes en que ha derivado las declaraciones de defensa de imputados en el caso Odebrecht, podría abrir una ‘caja de Pandora’ que de las decisiones judiciales en los tribunales dominicanos pase a procesos de extradiciones y juicios en el exterior de algunos de los señalados en el escándalo que ha salpicado a altos dirigentes de los dos principales partidos políticos de la nación.

Fuentes altamente confiables revelaron que autoridades judiciales de países amigos han fijado desde hace más de un año su ‘interés’ en que determinadas personas de los enjuiciados e investigados en el caso Odebrecht ‘caigan en sus manos’ para eventuales procesos penales con grandes perspectivas de condenas relacionadas con delitos de corrupción, lavados de activos, violación a las leyes relacionadas con la transparencia en las operaciones financieras y bancarias.

A gran parte de los imputados traducidos a la justicia y, otros investigados en su momento sobre el escándalo de la constructora brasileña les han sido cancelados sus visados y no pocas cuentas bancarias, operaciones comerciales y otros negocios en el exterior les han sido congelados.   

Más concretamente, se habla de que por lo menos dos o tres -y se mencionan nombres en específico- de los vinculados a las investigadas inicialmente y/o a las procesadas actualmente podrían ser requeridos, para que de manera ‘voluntaria’ y/o bajo los términos de extradición enfrenten procesos penales en el exterior.

Mientras el caso esté en juicio en el país los imputados son ‘intocables’ para cualquier intento de extradición, se explicó, según establecen los códigos penales nacionales. De ahí, que cuando algún dominicano está en medio de una investigación y/o en juicio bajo una acusación directa, solo puede ser extraditado a otro país que así lo solicitare eliminando los cargos en su contra en el país y bajo un procedimiento estricto en que intervienen una decisión de la Suprema Corte y un decreto del Poder Ejecutivo.

De ahí entonces, que las fuentes consultadas advierten que las ‘presiones’, legítimas, que ejercen algunos de los imputados y sus abogados a favor de mostrar inocencia en el caso Odebrecht y/o lograr su exclusión del proceso, podría colocarlos en la ‘vía franca’ para un posterior eventual pedido de extradición para ser procesados fuera del país.

Según las fuentes, oficiales judiciales extranjeros han dado ‘seguimiento continuo y muy de cerca’ al proceso incluso a las audiencias en el tribunal.

Se aseguró, asimismo, que en  estos días estuvieron en Santo Domingo funcionarios de Justicia extranjeros analizando el curso del proceso judicial contra los acusados del escándalo Odebrecht y sobre el estatus de otros investigados, aunque no encartados, y/o de otros que han sido señalados e investigados sobre  determinados grados de responsabilidad en el caso de corrupción del que la gigante de la construcción brasileña se responsabilizara y por lo que pagara una millonaria multa al Estado dominicano como sanción por sus pecados y tras llegar a un acuerdo judicial.  Odebrecht ya lo había hecho en Estados Unidos, donde sigue construyendo obras -igual que aquí donde lleva a feliz término las plantas Punta Catalina-, y más recientemente hizo acuerdos similares en Perú.

“Hay serios y contundentes documentos de operaciones internacionales que comprometen a personas que están relacionadas con el caso Odebrecht en República Dominicana y que sería de importancia y gran interés poder abrirles expedientes por corrupción y una serie de delitos federales conexos, sea porque ellos lo admitan o porque sean extraditados”, comentó la fuente a garantías de anonimato.

Deja una respuesta

Categorias