Récord Guinness no certifica hazaña y no acepta apelación

Santo Domingo

Como un balde de agua fría cayó la noticia del veredicto del juez evaluador del Récord Guinness: Carlos Silver fue descalificado de nuevo en su afán por lograr la hazaña artística de permanecer cuatro días y 10 horas cantando sin parar. Y de un plumazo, con esa decisión se mataban todas las esperanzas puestas por este joven artista y por toda una población que le apoyaba, acreditándolo como un orgullo dominicano.

Antes de que se conociera el veredicto final de Récord Guinness, a su salida de la caja de cristal en donde permaneció cinco días cantando de manera ininterrumpida, se pudo observar a un Carlos bastante agotado por la travesía vocal.

Después de 106 horas, 11 minutos y 40 segundos en los que completó un listado de 5,000 canciones de diferentes artistas, este fue trasladado al hospital para recibir asistencia médica, ya que durante esos días no durmió, ni ingirió alimentos.

Sin embargo, Silver fue entregado anoche a sus familiares luego de mostrarse agresivo al despertar tras ocho horas de sueño en la clínica Cruz Jiminián, informó su médico de cabecera.

“Carlos llegó aquí y después de ocho horas durmiendo (cuando despertó), y al ver que había un electrocardiograma y al ver varios médicos vestidos de blanco se le metió una alucinación, un delirio de persecución, de una forma extremadante agresiva”, afirmó Antonio Cruz Jiminián al noticiario SIN (Color Visión).

Deja una respuesta

Categorias