Si la droga no es de los barberos, ¿quién es el dueño?

Si se llega a establecer con certeza que los agentes de la DNCD, en contubernio con una fiscal, pusieron droga en una barbería, en Villa Vásquez, para inculpar a varios de los peluqueros que laboran en el establecimiento, sería una buena pista para que los investigadores sigan el hilo de la procedencia de la supuesta droga.

Ante la respuesta poco convincente de la Dirección Nacional de Control de Drogas sobre el escándalo del video de la barbería, la Procuraduría General de la República tomó el toro por los cuernos al disponer una investigación para establecer la realidad de los hechos y ordenar la suspensión de funciones de la fiscal actuante en el caso.

Según fuentes cercanas a la investigación, ayer, en horas de la mañana habría sido requisada la residencia de la fiscal, ubicada en la calle Hostos, del barrio San Pedro, de la ciudad San Fernando de Monte Cristi. También fue realizada una visita de inspección a la barbería, el centro del escándalo, en Villa Vásquez.

Deja un comentario

Categorias